Fuente: E. Lera- Innovadores Diario de Valladolid

Encuentra luces en un edificio abandonado y sombras en esa casa donde habitó uno de los grandes; objetos que reflejan quehaceres de la vida cotidiana de hace (muchos) años, sus intereses, sentimientos y valores. Se adentra en las profundidades del patrimonio e investiga qué, quien y por qué abandonaron ese enclave mágico que quedó abandonado a la merced del lodo de los tiempos.

Es un arquitecto que insufla oxígeno a las obras que se forjaron a lo largo de la historia. Javier Pérez Gil estudió Historia del Arte en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de León para «poner en contacto la cultura con la sociedad». Y lo ha logrado.

Licenciado en junio de 1999, ese mismo año ingresó como profesor asociado en el departamento de Teoría de Arquitectura y Proyectos Arquitectónicos de la Universidad de Valladolid, donde sigue trabajando.

Es aquí donde se doctoró y aprendió todo lo que sabe. Para empaparse del mayor conocimiento posible, hizo varias estancias. Una de las ellas en el Centre d’études mediévales Saint-Germain d’Auxerre del C.N.R.S. de Francia con motivo de la investigación sobre los monasterios de Cluny y Sahagún, y en la Scuola Specializzazione per i Beni Architecttonici e del Paesaggio de la Universidad de Génova, para estudiar los modelos y metodologías docentes europeos en materia de Patrimonio y Restauración arquitectónica.

Su investigación gira en torno a la Historia y Teoría de la Arquitectura y el Patrimonio Cultural. En la actualidad está trabajando en dos proyectos.

Leer más