El Consejo Social de la Universidad de Valladolid ha destinado un total de 127.000 euros para ayudar a que los estudiantes universitarios puedan iniciarse en tareas de investigación en departamentos y otros centros de la institución académica.

Esta cuantía procede de la renuncia a sus retribuciones por dietas y primas de asistencia a plenos y comisiones de los miembros del Consejo Social, lo que ha permitido que un total de 127 estudiantes se hayan beneficiado de este programa de becas desde su implantación en el curso 2012-2013.

El programa de Becas se enmarca en los objetivos del Consejo Social de fomentar la investigación, el desarrollo científico y la innovación tecnológica así como de impulsar la excelencia de la investigación universitaria y las políticas de transferencia y de difusión de sus resultados.

A esta línea de trabajo también responden otras iniciativas del Consejo Social como la creación de una Galería virtual de Becarios, que recoge los trabajos realizados por los estudiantes en este programa (http://consejosocial.inf.uva.es/galeria-de-becarios/), la instauración de los Premios de Investigación o la elaboración de un Catálogo de Servicios de la Actividad de Investigación de la UVa con toda la actividad de I+D+i que realizan los cerca de dos centenares de equipos investigadores que tiene activos la Universidad en sus cuatro campus.

En el curso actual son 29 los alumnos beneficiarios del programa de becas, cuyas experiencias pudieron compartir hoy con el rector de la Universidad de Valladolid, Daniel Miguel, y el presidente del Consejo Social, Gerardo Gutiérrez, durante el encuentro que mantuvieron junto con sus tutores en el Museo de la Universidad de Valladolid.

Se trata de alumnos procedentes de los 4 campus de la universidad que están finalizando estudios de segundo ciclo o de grado en las cinco ramas de conocimiento y también de primer curso de alguno de los másteres oficiales de la UVa.

Hasta el 31 de julio, están colaborando en tareas de investigación en un departamento universitario o instituto L.O.U., donde desarrollan un calendario de actividades de 30 horas mensuales hasta completar un total de 210 horas.

Al finalizar el periodo, cada alumno deberá presentar una memoria en la que describirá el trabajo que ha realizado y el director del departamento o instituto L.O.U. deberá redactar un informe en el que conste que el alumno ha cumplido satisfactoriamente las tareas encomendadas.

Para optar a estas becas, los alumnos hubieron de presentar un proyecto de investigación que tuviera conexión con su historial científico-técnico y, en su caso, con el proyecto fin de carrera que están realizando.

Asimismo, tenían que superar una nota media entre 6 y 7,5 puntos según la rama de conocimiento y acreditar un nivel de inglés intermedio mediante un certificado B2.

Con este requisito, instaurado en el curso anterior, el Consejo Social pretende valorar la formación integral del alumno para aumentar su competitividad y alentar su interés por que su educación adquiera una proyección internacional