El Consejo Social de la Universidad de Valladolid considera oportuna la creación de una comisión que se encargue de retomar la fallida reforma de los Estatutos de la Institución Académica, que permanece paralizada desde que en el año 2013 fuese rechazada por segunda vez.

Así lo transmitió el presidente del Consejo Social, Gerardo Gutiérrez, a la Conferencia de Decanos y Directores de Centros de la UVa, con cuyos miembros mantuvo un encuentro una delegación del órgano de representación de la Sociedad en la Universidad con el fin de intercambiar impresiones sobre la situación de la Institución Académica.

La ausencia de unos Estatutos adaptados al nuevo marco legislativo y la excesiva reglamentación interna fueron algunos de los aspectos tratados durante esta reunión, en la que la presidenta de la Conferencia, Josefina Vila, se mostró partidaria en que esta entidad que aglutina a los decanos y directores de centros de la Universidad se pudiera incorporar como órgano consultivo de la UVa en los futuros estatutos, estrechando así su colaboración con el equipo rectoral.

Otra de las inquietudes trasladadas por la presidenta de la Conferencia a los miembros del Consejo Social fue la antigüedad de la normativa sobre disciplina académica de la UVa, que data de 1954, por lo que consideró necesario proceder a su actualización con el fin de que adaptarla a las nuevas situaciones que generan las nuevas tecnologías.

Por otra parte, tanto los representantes del Consejo Social como de la Conferencia coincidieron en la necesidad de potenciar la labor de captación de alumnos, destacando que una de las trabas para atraer nuevos estudiantes son las elevadas tasas, así como la escasa oferta de enseñanza en inglés, idioma en el que consideraron necesario potenciar la formación del profesorado.

En este sentido, el presidente del Consejo Social recordó que ya el pasado año este órgano aprobó por unanimidad una resolución en la que se instaba a que la acreditación del nivel B2 de inglés fuese un requisito necesario en la contratación de nuevos profesores y mostró la preocupación de este órgano por la escasa orientación que se ofrece a los futuros estudiantes universitarios, respecto a la que dijo que es necesario realizar una labor coordinada por parte de todos los agentes implicados.

Durante el encuentro también se analizó la actual estructura y competencias de los centros y departamentos de la universidad, así como el proceso de construcción y asignación presupuestaria de la institución académica.

Asimismo, se puso de manifiesto la preocupación de los decanos y directores de centros por el calendario académico vigente, así como por el envejecimiento de la plantilla del profesorado, debatiendo también sobre su proceso de selección y el sistema de incentivos para favorecer la carrera profesional.

Con este encuentro, el Consejo Social continúa la ronda de reuniones que viene manteniendo con la comunidad universitaria para conocer de primera mano su funcionamiento e inquietudes y trasladarles sus reflexiones sobre diferentes aspectos de la universidad.