El Consejo Social de la Universidad de Valladolid se ha mostrado partidario de que la Facultad de Filosofía y Letras de la UVa pudiera ampliar su oferta de formación con la impartición de títulos propios dirigidos a profesionales.

Para ello, considera necesario que el profesorado e investigadores de la facultad trabajen en la dinámica de detectar las necesidades que puedan plantearse en la sociedad en sus campos de enseñanza, con el fin de articular una oferta de títulos propios de formación que dé respuesta a esa demanda.

Esta propuesta fue trasladada por representantes del Consejo Social de la UVa al equipo decanal de la Facultad de Filosofía y Letras durante una reunión de trabajo mantenida el 11 de enero con el objetivo fue analizar la situación actual de este centro.

Con este encuentro, el Consejo Social retoma la ronda de reuniones que ha venido manteniendo con la comunidad universitaria para conocer de primera mano su funcionamiento e inquietudes y trasladarles sus reflexiones sobre diferentes aspectos de la universidad.

Durante la reunión, a la que asistieron el presidente del Consejo Social, Gerardo Gutiérrez, y el decano de la facultad, Javier Castán, los participantes analizaron diferentes aspectos del funcionamiento de este centro que este año celebra su centenario y que, a su juicio, en general tiene una buena imagen en la sociedad, aunque no es lo suficientemente conocido.

Así, se puso de manifiesto que se trata del segundo centro investigador de la UVa, con alrededor de 2.000 alumnos, una tasa de abandono del 15% y un alto grado de internacionalización, dado que cada año recibe unos 300 estudiantes Erasmus y de programas de movilidad internacional.

Por otra parte, también se constató que dispone de una amplia oferta de 20 grados que cubren prácticamente todo el abanico de Humanidades, si bien los asistentes coincidieron en señalar el déficit en oferta de másteres especializados, destacando la supresión del máster en enseñanza de español para extranjeros que se venía impartiendo desde hace 15 años.

En este sentido, los representantes del Consejo Social y de la facultad coincidieron en apostar por potenciar y poner en valor la enseñanza del español en Valladolid a través de un proyecto integrador en el que participase, además de la universidad y la administración regional, todo el tejido social de la ciudad.

Por otra parte, durante el encuentro los participantes también analizaron otras cuestiones como el problema del envejecimiento del profesorado del centro y la empleabilidad de sus egresados y aunque destacaron la alta inserción laboral de los alumnos de la facultad también consideraron que ayuntamientos y diputaciones deberían estrechar sus vínculos con este centro universitario en materias relacionadas con la conservación del patrimonio y la cultura.