El Grupo de Investigación Reconocido “Grupo de Ingeniería Biomédica” y la empresa palentina Prosol recibieron los Premios de Investigación 2016 con los que el Consejo Social de la Universidad de Valladolid reconoce su labor de investigación y especialmente aquella que favorece la transferencia del conocimiento hacia la Sociedad.

La entrega de los galardones tuvo lugar el 14 de junio en el transcurso de un acto con el que el Consejo Social de la UVa ha querido mostrar la importancia que tiene el fomento de la investigación, el desarrollo científico y la innovación tecnológica para la Sociedad.

El acto estuvo presidido por el rector de la Universidad de Valladolid, Daniel Miguel San José, y el presidente del Consejo Social, Gerardo Gutiérrez, quienes fueron los encargados de hacer entrega de los galardones a los premiados.

En el acto también intervino el comisionado para la Ciencia y la Tecnología en Castilla y León, Juan Casado. Asimismo, estuvo presente el vicedecano de Grado y Estudiantes de la Facultad de Derecho, Javier García Medina.

El director del “Grupo de Ingeniería Biomédica”, Roberto Hornero, recibió el galardón en nombre de este GIR, cuya trayectoria describió a lo largo de una exposición en la que detalló los trabajos de realizados por este grupo, cuya intensa actividad investigadora le ha permitido la formalización de 46 contratos con empresas y administraciones con un importe cercano a 2 millones de euros y 11 contratos de formación por importe de 165.000 euros.

Roberto Hornero, catedrático del Departamento de Teoría de la Señal y Comunicaciones e Ingeniería Telemática de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicación de la UVa, explicó este GIR es un grupo multidisciplinar actualmente formado por 6 médicos, 4 profesores de la E.T.S.I. Telecomunicación y 11 investigadores contratados con los diferentes proyectos de investigación.

Todos ellos trabajan conjuntamente en 4 líneas de investigación que se dirigen a desarrollar métodos de análisis de señales biomédicas para la ayuda en el diagnóstico de diferentes patologías, analizar imágenes de retinografías para la detección automática de los signos característicos de la retinopatía diabética, el desarrollo e implantación de servicios de telemedicina y el diseño y desarrollo de sistemas de ayuda a discapacitados o personas con alteraciones del lenguaje y comunicación mediante sistemas Brain Computer Interface (BCI).

Además de los numerosos contratos con empresas e instituciones, la labor de este GIR también ha comprendido su participación en 44 proyectos I+D regionales, nacionales e internacionales por importe global superior a 2,1 millones de euros y en 13 proyectos de innovación docente.

Fruto de todo ello es la obtención de 3 patentes en Estados Unidos, dos de ellas en explotación, y una patente en España, así como 4 registros de la Propiedad Intelectual en España

Los investigadores del GIR participan también en 6 redes de investigación y han elaborado además más de 380 publicaciones científicas, libros y ponencias en congresos nacionales e internacionales y han dirigido 12 tesis doctorales El impacto de sus investigaciones ha sido reconocido tanto a nivel nacional como internacional mediante la concesión de más de 40 premios.

En el año 2015 el GIR fue distinguido como Unidad de Investigación Consolidada (UIC 060) por parte de la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León

Premio empresa

 Por su parte, la consejera delegada y el presidente de Prosol, Rocío Hervella y Julián Espegel, recogieron el Premio de Investigación en la modalidad de empresas, con el que el Consejo Social reconoce a aquellas compañías e instituciones que destacan especialmente por contratar actividades y proyectos de investigación, desarrollo científico e innovación tecnológica con la UVa.

En su exposición, la responsable de I+D+I de Prosol, Patricia García, destacó la apuesta por la investigación e innovación de esta compañía palentina y en especial el desarrollo de proyectos conjuntos a través de acuerdos de investigación con la Universidad de Valladolid, formando un equipo coordinado y comprometido para el desarrollo de I+D+i.

De hecho, recordó que en los últimos 5 años la firma ha invertido 2 millones de euros en investigación y desde hace 3 trabaja estrechamente con el Departamento de Ingeniería Química y Tecnología del Medio Ambiente, que dirige la profesora María José Cocero, en el proyecto INFINITI, cuyo objetivo es aumentar la calidad sensorial del café soluble (mejora aromática).

Esta estrecha relación de Prosol con la UVa ha permitido también que a lo largo de los últimos tres años 14 estudiantes hayan realizado prácticas en la compañía como becarios, de los que 7 permanecen actualmente contratados en la empresa, desarrollando su labor en los departamentos de investigación.

El modelo de la empresa palentina confía en el trabajo colaborativo con proveedores, universidades y centros tecnológicos, una cooperación que ha permitido a Prosol el desarrollo de una gama de productos que marca la diferencia entre los fabricantes de café soluble.

La fuerte inversión tecnológica de la compañía ha dado además como resultado no sólo nuevas líneas de envasado pioneras en el mercado, sino también mejorar el proceso del producto, manteniendo la totalidad de las sustancias volátiles del café sin pérdidas aromáticas.

Actuamente Prosol fabrica más de 12 millones de tazas diarias de productos de café para las marcas privadas líderes del mercado en más de 20 países.

La compañía, 100% española y con sede en la localidad palentina de Venta de Baños, nació en 1998 con una misión, la de ser la mejor alternativa con sus productos y servicios para la marca de sus clientes, y desde el año 2001 es interproveedor de Mercadona.